Cirugía del pterigion

Consiste en la remoción de un tejido conjuntival inflamatorio que invade la parte de la córnea y que requiere cirugía para evitar que comprometa la visión y su aspecto estético. Se combina con un injerto de conjuntiva que es fijada con suturas para evitar su reproducción y lograr un resultado estético.

Este procedimiento no afecta la agudeza visual, pero le produce al paciente incapacidad durante una semana.